Que nunca muera la bruja de mi madre

Si alguien me ha enseñado a ser libre, auténtica y feliz ¡es esta bruja! 

No hay palabras que alcancen a describir la magia que posee, basta con decirles que en esta casa ya no hay niños; sin embargo, ella se ha disfrazado de brujita, ha decorado la casa con luces y ha hecho unos hermosos fantasmitas con servilletas sobre frutsis pintando delicadamente ojitos y sonrisa a cada uno de ellos, a mano. 👻

Al preguntarle «¿por qué haces esto, mami, a pesar de que aquí ya todos crecimos?», ella me respondió sonriendo «pues para darle alegría a los niños y hacerlos felices.»

No cabe duda que hoy mi madre me acaba de dar una gran lección de amor y humanidad, una que sólo me lleva a pensar…. «¿qué pasaría si todos nos preocupáramos aunque fuera un poquito, en regalar felicidad y alegría a los demás, de forma tan genuina y desinteresada como ella lo está haciendo esta noche?

¡Wow! Yo sólo tengo la certeza de que esta vida, a pesar de sus dificultades, sería un poquito más hermosa y feliz para todos.

Mi madre es una bruja

¡Que viva mi mamá y su alma de niña y nunca muera! 💜 Y que vivan todas esas personas que se entregan a los demás dando amor y alegría al mundo.

 

Si te ha gustado o te ha hecho sentir algo, compárteme un comentario. Me encanta leerte. Tu amiga y tu coach, Lily Alvel.